Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 12 segundos

El general Soleimani, liquidado por el anglosionismo y en concreto por EEUU

Al hilo de un reciente debate sobre Irán, en España, pero sin nivel, es consabido que hay  progrejetas vinculados a las oenejetas subvencionadas salgan al paso con el asunto de los Derechos Humanos cuando les conviene, esto es, cuando cobran. Al respecto, y como son en su mayoría analfabetos que no entienden de geopolítica,  ni de Derechos Humanos (más allá de lo que económicamente les reporta, aunque es evidente que en Irán no se respetan a la manera occidental), por nuestra parte fuimos muy claros:

1º.- Nuestras opiniones, estrictamente geopolíticas sobre Irán, están fundados en inveterados principios de derecho internacional público cada vez más en desuso, vgr: principios de soberanía, igualdad, independencia, integridad territorial y de no injerencia. Como saben, estos principios actualmente no son respetados (revoluciones de colores, disputas territoriales y genocidios étnicos auspiciados esencialmente por organizaciones supranacionales que instrumentalizan a potencias occidentales y que no suelen suelen obedecer a nobles fines, si no a intereses bastardos y esencialmente económicos, anteponiendo éstos a cualquier otro y asumiendo las pérdidas humanas como “daños colaterales”). Ejemplos sobran (y ciñéndonos a la inmesa Asia, está el de los armenios y “curiosamente” cristianos, asirios, azeríes, cristianos en China, kurdos, pastunes, tayicos y tantos otros que harían de ésto una lista interminable). Quien quiera profudizar en ello sin perjuicios (resultando verdaderamente apasionante la inmensa realidad que se presenta ante nuestros ojos), para intentar entender lo que allí se ventila, porque es parte del mundo y ahora de un mundo multipolar que se está imponiendo en este mismo momento (tras décadas de un mundo unipolar) claramente azuzado por la filosofía de Strauss y sus discípulos “hoplitas” como los llamaba él, y en defintiva por los straussianos que abogan x la guerra permanente fuera de las fronteras de EEUU para mantener la hegemonía norteamericana, sin importarles sus consecuencias. Prototípicos straussianos son Wohlstetter, Wolfowitz e incluso el propio Fukuyama, etc. Quizás ésto les suene más x los denominados “neocom” con claro sustrato straussiano.

2º.-  Y en cuanto a los Derechos Humanos en Irán, es evidente que no le podemos pedir a una teocracia, en este caso islámica en su vertiente chií el respeto de los mismos, en tanto intrínsecamente, es absolutamente incompatible, dando lugar a inmigración, persecución (incluída la de cristianos, con los que nos identificamos al menos dsd el punto de vista cultural) y una diáspora manifiesta. Y desgraciadamente, el caso iraní no es único ni será el último.

Ahora bien, con el mismo rigor que digo ésto, también decimos que no es admisible que alguna organización política transformada en otras siglas hoy en día que ha sido (y quizás continúe) abiertamente financiada por el propio régimen iraní y por lo que Occidente llama narcodictaduras (Cuba o Venezuela) y que no pase nada; tampoco es admisible las reticencias de una parte del espectro político español (y de su correspondiente ciudadanía) a condenar la represión del régimen iraní a sus ciudadanos (por motivos de raza, religión, sexo u orientación sexual) y no pase nada; tampoco es admisible que en España se nos haya privado de derechos fundamentales y libertades públicas utilizando un estado de alarma (declarado parcialmente inconstitucional) pero escondiendo un estado de excepción, y no pase nada; tampoco es admisible que se vulnere sistemáticamente el art. 3 de la CE relativo al uso del español, proscrito a nivel académico en beneficio de otras lenguas cooficiales, en diversos territorios españoles en coherencia con su intolerante credo separatista y no pase nada; y por último, tampoco es admisible que se coarte el art. 20 de la CE relativo a la libertad de expresión al igual que el art. 14 de la CE de no discriminación por razones ideológicas y que se sucede en diversos territorios españoles x causa de un cuerpo social enfermo, mientras el brazo político de una organización terrorista (ni rendida ni extinta) gobierna en coalición (al menos hasta hoy) con el Gbno de España, y en su propio beneficio, que no en pos del interés general y no pase nada, hasta el punto de que abiertamente se nos haga comulgar con ruedas de molino y se nos diga que “son gente de paz” (x Dios, con centenerales de muertos y miles de heridos a sus espaldas).

Por tanto, no puede haber debate sobre Derechos Humanos en Irán, porque todos sabemos que son sistemáticame vulnerados, si bien, desgracidamente, no es el único lugar y, por  lo antedicho, no tenemos que ir muy lejos para verlo, aunque x ahora no tenga ni las consecuenias ni el trágico alcance de allí.

Tras ello se hizo el silencio y no hubo respuesta y ¿saben por qué?. Porque estudiamos, nos documentamos, analizamos y nos asiste la razón. Pero lo más importante, porque no somos “parásitos” que viven del momio de las oenegetas subvencionadas, al que como en el caso de la inmigración/invasión masiva, les importa una higa a quien traen, y por tanto, nosotros no tenemos deudas que pagar ni “lealtades” de paniaguados que cultivar.

Para estos lacayos lo importante es facturar, incluso a costa del dolor ajeno. Para nosotros aportar un retrato de la verdad desde el punto de vista geopolítico (en tanto el respeto a los Derechos Humanos hoy en Irán, es una quimera).

Irán es una nación que tiene derecho a su soberanía, a su independencia, a su integridad territorial y a que no sea objeto de injerencia del anglosionismo ni de ninguna otra fuerza hostil. Son los iraníes quienes deben solucionar sus problemas internos y no un Occidente depredador y ya caduco si no quieren acabar como Europa, un protectorado de la OTAN y la UE.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad