Sánchez atrae turismo africano a Canarias a coste cero

La versión «oficial» podría ser así: Sánchez ha invitado a Canarias a promotores turísticos de diversas naciones africanas. Estos «promotores» magrebies y subsaharianos se sienten tan bien como en su casa y en un eterno todo incluído. Las potencias económicas mundiales, con el permiso de China, como Marruecos, Argelia, Senegal, Mauritania y Nigeria, envían a sus «altos» funcionarios del Ministerio de Turismo, para que a su vuelta, promocionen nuestro destino turístico estrella: Canarias. La versión «oficial» concluye: España necesita que recale el turismo de esas naciones, aunque vengan a coste cero. Todos vienen bien nutridos, bien  vestidos, con pasta y con móviles que nunca hemos tenido nosotros (algunos con dispositivo antirrastreo para dar una sorpresa a sus paises de origen cuando vuelvan) a fin de no dar la impresión de una imagen del pasado: la inmigración ilegal o legal, pero descontrolada. Lejos quedó el subdesarrollo en Africa. Ahora es España quien tiene que salir del subdesarrollo y necesita de las divisas que ese turismo pueda dejar en España.

 

La versión oficiosa (la real) es clara: Las mafias negreras onenejetas (en origen y destino), siembran Canarias de turismo negrero, compuesto por «pagapensiones» vestidos de «robapagas», en pos del Gran Marruecos (que incluye Ceuta, Melilla y Canarias), hasta el punto que parecieran  quintacolumnistas, esperando instrucciones. Mientras, además de venirse de vacaciones a Europa (algunos con coronatimo, todos sin PCR de origen y gratis, por supuesto) se traen como equipaje kilos y kilos de hachis. Nada mejor que con la birra, un canuto y si es compartido con un español, mejor, para que vaya cogiendo el vicio.

 

En resumen: Gracias al conducator Sánchez, lacayo del Globalsocialismo, la estancia de estos «pagapensiones» en Canarias, además de dar lustre a las islas (y no como el turismo que tenía antes)  será inolvidable a costa de los estúpidos españoles que además de poner la pasta, ponen el culo. Todo sea por promocionar Canarias en Africa, lugar donde como todos sabemos, está la auténtica veta del turismo. Eso sí, turismo a coste cero.  El rey moro sabe que cuando llegue el momento, estos inmigrantes «pagapensiones», que antes venían vestidos de «robabapagas» , estarán con quien tienen que estar, menos con la nación que les ha acogido gracias al tirano Sánchez.

 

Estos «pagapensiones», una vez que llegan a Canarias son muy exigentes y vienen con altos estándares de calidad de sus paises de origen. Si no les gusta el alojamiento ni el régimen de todo incluído protestan. Normal. Es a lo  ue están acostumbrados en sus paises de origen, ejemplos de naciones desarrolladas sin corrupción. No como como en España.

 

Y tras  finalizar la feliz estancia en Canarias, Sánchez les castiga con trasladarles a península -gratis para ellos, claro está- para que conozcan las bondades de una nación que está en su mejor momento. Y a los españoles, que se les den, y que paguen el billete y el hotelito que para éso les sobra. El golpista Sánchez está en todo. No sólo es el mejor presidente de gobierno que ha tenido España, si no que es también un consumado criminal. Y para muestra, los miles y miles de muertos por la Plandemia y el hambre para millones y millones de españoles. Sánchez es la verguenza de Franco (aunque le gustaría ser como él) y el orgullo de esa suerte de «santa» trinidad marxista: Marx, Stalin y Chávez.

 

Entérense del porqué de esta invasión de «turismo» negrero en Canarias con Rubén Pulido. Como verán, el gobierno es mafia que colabora con las oenejetas dedicadas al lucrativo negocio (por subvencionado) de la extracción de recursos humanos de Africa. Ses trata de traer todo Africa a Europa y que todos estos «pagapensiones» se pongan a trabajar mientras los españoles nos rascamos la barriga. Verdaderamente surrealista. Y todo gracias al Globalsocialismo y al sicario Sánchez.