Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 14 segundos

Hoy se cumplen los 45 años de la llamada Constitución del 78. (C-78). El escenario no puede ser más atroz (aunque siempre es susceptible de empeorar). La cerdocracia que pivota alrededor de la C-78 está feliz retozando en el barro de la mafia partitocrática, donde la traición es ingrediente sustancial, a las órdenes de la élite globalista, a costa de nuestra independencia patria, nuestra soberanía nacional, la perversión de las instituciones, la subversión de los valores y el empobrecimiento masivo de la población vía ingeniería social, bajo un contexto artificial de los solidario, lo resiliente, lo sostenible e inclusivo.

Sólo se impone la rebelión ante la tiranía para abrir un proceso constituyente bajo la figura de un estadista, sin mafias partitocráticas ni redes clientelares, bajo un marco centralizado que mande al averno a toda esta banda criminal de golpistas y paniaguados.

España necesita asearse tras pasar por este maldito lodazal “constitucional” que ni es éso, por ilegítimo e ilegal, ni democrático ni nada que se le parezca.

Llegó el momento en que un estadista liquide toda esta inmundicia y para ello, la toma de las instituciones por la ciudadanía es esencial y a pesar de los sicarios al servicio del Régimen del 78 (R-78). Para ello hay que echarle ganas y cojones.

Que este puto aniversario sea el final de la C-78 y del nocivo R-78 que alumbró, haciendo buenos a  estadistas reputados como genocidas en comparación de la traidora podredumbre antiespañola.

Nuevamente se repite inevitablemente la lucha entre una mitad de España y la otra mitad, la anti España y ha de afrontarse para que la segunda desaparezca por un periodo histórico que permita recuperar y reconfigurar la dignidad, la identidad y los valores perdidos que nos dieron fortaleza y prosperidad.

Nos sobra esta puta mierda de “democracia” corrupta en todos los ámbitos y  traidores instalados en los mismos, empezando por el Borbón y acabando por el último bedel de cualquier parlamentucho de mierda.

Cuando la tiranía es ley, la rebelión es orden.

PD: Y para quien quiera profundizar en la ilegitimidad que es la C-78, lea nuestras fundadas entradas sobre Ilegitimidad de la Contitución Española de 1978 (I) e Ilegitimidad de la Contitución Española de 1978 (II).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad