España: campo abonado para frikis progrejetas

Para los que aún creen que el Régimen del 78 (R-78) aún tiene solución a través de Vox, están de enhorabuena. Es el único partido/partida de esta cerdocracia que da un poquito la talla. Razones para tal moción no le faltan. Ahora bien, nosotros no creemos en ningún sistema que sustenta las mafias partitocráticas engrasadas con la corrupción. Nuestro objetivo es superar el sistema por, en y desde la calle.

España se debate entre la mentira, la pesadilla, la convulsión y el entremés.

Es un campo abonado para frikis progrejetas que son auténtica verguenza para cualquier izquierdista.

Un progrejeta es globalista. Un verdadero izquierdista, no (otra cosa es que sea internacionalista o no).

Todo ello «lumpen» progrejeta está protagonizado por sujetos con rasgos diversos entre lo psicopático, lo psicóptico, lo siniestro, lo grotesto, lo patético, lo delirante, lo cínico y lo sarcástico, con un trasfondo surrealista (la España actual).

No es soprendente si lo entendemos como un subproducto del R-78 decrépito y viejo, que ya colaspa, afortunadamente, mientras esperamos que  la no menos siniestra y genocida UE no un puñetero euro al régimen.

El R-78, aplicando las hojas de ruta globalistas, ha conseguido quebrar la unidad de España y la división entre españoles, regándolo todo con dinero que no había, pero que la abominable UE ha suministrado mediante la droga de la deuda, a cambio de devastar, empobrecer y arruinar a los españoles a fin de vender a trozos una España débil a esos fondos buitre en los que anidan la élites globalistas personificadas en siniestras organizaciones multinacionales, foros, grupos y agendas que nos son extrañas y perniciosas para nuestra supervivencia como nación.

Los sucesivos gobiernos que han «gestionado» este R-78 han pivotado entre el demoliberalismo, la socialdemocracia y ahora el socialcomunismo separatista (alentado por partidos antiespañoles) por mor de su experiencia acumulada en torno a los miembros del llamado Foro de Sao Paulo (puro y duro comunismo) y la Agenda 2030 de la también siniestra y genocida ONU.

Ahora la función está terminando y para ello, nada mejor que ser dirijida con una Plandemia con la excusa del coronatimo, al frente de la cual está otra igualmente siniestra y genocida OMS, con un trasfondo verdaderamente estremecedor: ruina, devastación y hambre.

Queremos pensar que tras el hambre provocado por este gobierno responsable por acción u omisión de un auténtico genocidio, esa mitad de la España soberanista de un puñetazo, se imponga, expulse a las fuerzas lacayas del globalismo y empiece la reconstrucción.

A continuación, les mostramos diversos y deleznables especímenes psicópatas del lumpen progrejeta como muestra de la irrisión que hoy es España (además de estado fallido como mayúsculas).

 

El «perturbado» Fernando Simón se descojona…

1º.- Fernando Simón, alias Garfunkel

Como pueden ver en el video, en su particular «parte diario de guerra» Simón se cachondea de los españoles, de los contagiados y de los muertos resultantes de esta suerte de genocidio encubierto por la Plandemia, producto de una negligencia criminal, como mínimo.

Este surfista, que se salta los confinamientos que el régimen impone a los españoles, «blanqueado» por el no menos colaboracionista de este régimen, Jesús Calleja,  denota o que es es un perturbado malnacido o que ya no puede aguantar la risa ante esta gran mentira que es el coronafraude. Podemos comprenderle. Mentir tanto y durante tanto tiempo los españoles, sin que estos estafermos reaccionen como era consustancial a la sangre hispana, provoca risa, y particularmente, a nosotros, asco ante la inacción de lo españoles.

 

Salvador Illa, entre la mentira y el ridículo más espantoso. No hay comité de expertos que valga.

2º.- Salvador Illa, alias Caratriste

Con un corazón hispanófobo y pancatalanista, y su cerebro conformado por la filosofía decadente y un máster en dirección y admnistración de empresas, obtenemos un  Ministro de Sanidad, con aspecto circunspecto y flemático, con pinta de pinguino de Cody Maverick, que es capaz de hacer el mayor de los ridículos sin despeinarse y sin darse importancia. Es mentiroso y manipulador, como cualquier psicópata, afirmando ayer , lo que al día siguiente niega. Por ejemplo, que ayer había todo un comité de expertos y hoy que no existía. Es evidente que actúa guiado por criterios sectariamente políticos y nunca por por el bien de España y mucho menos de los españoles. Sin embargo, los emascuslados españoles no le han dicho todavía lo guapo que es, lo que es un escándalo, no por Illa, sino por los despreciables españoles, mezquinos y cobardes.

 

No es el ogro. No es el personaje del circense comefuegos de Las aventuras de Pinocho. No es el Demis Roussos en versión cañí. Tampoco un carnicero del Mercadona, aunque podría. Ni tan siquiera uno de los millones de  pobres creado por el oprobioso R-78. Es un ingeniero informático (dice), y podemita, que odia más que piensa.

3º.- Adolfo Ranero

Con nombre de fürher y podemita, tiene más odio que kilos en el cuerpo. Envalentonado, y con pinta carnicero del Día, publica un tuit alentando a los suyos a «exterminar sistemática y totalmente a todo miembro y votante de Vox, Cs o PP si se desata una guerra civil«. Aunque lo borrara después, ahí quedó, aunque se libre de ese formato inquisitivo que llaman fiscalía del odio (hacia España y la disidencia) obviamente hasta saldrá en su defensa, como no puede ser de otra forma en ese órgano del apararato político que es la fiscalía de turno.

 

Fani, adalid del ¿veganismo interseccional?, tiene un nombre de guerra. Es Ursula para sus clientes, cuando ofrece su carne. Eso sí, se prostituye para salvar su granja «Almas Veganas». Si puede pagar su tarifa podrá encontrarla. Si lo hace, envíenos un mensaje con su experiencia y díganos si vale lo que cobra.

4º.- Estefanía Moghli, conocida por varios alias como Fani, La vegana» o  Ursula.

De descuartizadora de cerdos (un auténtico sueño para muchas femimarxistas como ella en tanto en su elaboración reduccinista a éso reducen al hombre ) durante muchos años, a «gerente» de la granja «Almas Veganas» donde puso coto a las «violaciones» de los gallos por gallinas, para, a la postre, acabar ejerciendo la prostitución, no hay distancia.

Eso sí, a su favor hay que decir que  a fin de salvar ese colectivo tan importante para la humanidad contenido en su granja donde «les gallines» son personas, ha hecho lo que ha podido y si hay que meterse a puta, con tal de salvar el pellejo y el «alma» de esas pobres criaturas gallináceas, bienvenido sea.

Lo que han de comer los gusanos, que lo disfruten los cristianos dice el viejo refrán castellano.

El titular que da pie al artículo de Periodista Digital es elocuente » Sorpresón: Descubren que Fani ‘La Vegana’, que denunció a los gallos por violadores, ‘es más puta que las gallinas’».

Como ven, estos especímenes aquí expuestos, sin ánimo exhaustivo, no tienen precio. Son elementos corales de una película berlanguiana en clave progrejeta que trabajan para el Nuevo Orden Mundial (Simón e Illa lo saben) pero el Adolfo y la Fani no.

Si hay «sujetos» así por España, la culpa no es de España (que merece salvarse). Es de los españoles, que merecen lo que tienen, es decir, su condición de esclavos que acabarán muertos de hambre, eso sí, suave y tranquilamente, por su falta de dignidad y sangre en las venas.