La élite de la escoria anida en el Ministerio de Igual-dá

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:España / Femimarxismo

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 30 segundos

Sí, la élite de la escoria globalista (en formato femimarxista) anida en el Ministerio de Igual-dá.

Vean el organigrama, en modo policía política, mayoritariamente plagado de hembras, y apenas machos.

Se conoce que aquéllas entienden lo de la cuota como un factor excluyente para éstos.

A ello sumen todos los colaboracionistas subvencionados con sus correspondientes integrantes de rango inferior (profesionales sin escrúpulos a su servicio, cómo no, por dinero) y tendrán toda una mafia institucionalizada fundada en la diferencia para proteger a las hembras como individuos en extinción por causa del macho.

Sin embargo, ambos individuos de la misma especie, matan y mueren. Sólo que cuando mata la hembra a los cachorros es un caso aislado de una mujer desperada, pero si es el macho quien hace lo mismo, es un parricida que asesinó por el heteropatriarcado.

Esta ministro y sus sicarias de la Inquisión del Género son las que afirman que el macho tiene que mear sentado y ser sodomizado (no sabemos si previa, simultánea o sucesivamente), desafiando, intencionadamente pero sin éxito, las nociones de anatomía más básica.

Advertimos que aquí no utilizamos ni lenguaje exclusivo ni pollas ni chichis.

Aquí todo es a bocajarro y sin anestesia, guste o no guste, que nos da igual, porque la verdad suele ser dura (especialmente con tanto zombificado ya maloliente por la timovacuna).

La innombrable resposable de tal chiringuito de la mafia femimarxista que es tal Ministerio, cuyo único mérito es postrarse de hinojos ante el desaparecido macho alfa, encaja con toda frialdad  cualquier salvaje agresión a las mujeres a manos no de manadas, sino de jaurías de perros rabiosos de diferentes razas, colores y nacionalidades.

Esa ministro, más preocupada de colocar a nuestra costa a sus afines, es, al igual  que las que le doran la píldora, fiel reflejo de la cloaca en que se ha convertido el Estado y su tan suprimible Ministerio donde delincuentes y tarados cobran por pajearse mentalmente con todas las aberraciones que en orden a la destucción de la socidedad se les puede ocurrir para justificar su deleznable ideología de género y el multiculturalismo como armas de destrucción social masiva. Tienen todo el tiempo del mundo y pasta ilimitada.

Si una chica es violada por nacionales, el Ministerio reacciona con la rabia propia de quien odia España (aunque viva a costa de ésta) actuando con todo el fanatismo propio de la inquisición centroeuropea del s. XVII (no la muestra que fue un alma de la caridad en compración de aquélla).

No en vano son la Inquisión del Género, pero según cómo, cuándo y para quién.

Sólo las falta el  burka y la estaca.

Si por contra una chica es violada por inmigrantes, se impone el silencio, cómplice con esa incompatible cosmovisión islámica de que las que no son musulmanas son infieles y por tanto, se puede hacer cualquier cosa con ellas (por cierto, a los que abrazan el Talmud, hay que recordarles que contiene párrafos impagables sobre los gentiles y en cuango a las gentiles, aún más salvajes que el Corán, pues no en vano ambas, al igual que el cristianismo pero con un desarrollo más digno para con el hombre y la mujer, eso sí, pertenecen al monoteismo semita).

Ahí tenemos el reciente caso de la chica de 16 años que tras ser violada y torturada en Igualada,  que presenta lesiones físicas y psíquicas a resultas de tal agresión, de las que no se va a recuperar nunca.

¿Qué se apuestan a que los autores materiales son inmigrantes?. Pronto lo sabremos.

La despreciable alimaña que representa el Ministerio de Igual-dá, ante la presión social vomita un puto tuit de mierda más aséptico que unos guantes de látex recién sacados del envase para que luego te los metan por el culo, carente de toda empatía, haciendo proselistismo de la degeneración más absoluta, resumido en quiero llegar a casa sóla y borracha.

Esta acomplejada tipeja del Ministerio de Igual-dá, se descuelga de estos hechos así:

A la mujer de 16 años a quien han violado en Igualada: tienes todo nuestro apoyo. Esperamos su pronta recuperación con el acompañamiento y la reparación necesaria. Que la calle, la noche y la fiesta también sean nuestras.

Obviamente, si esa chica fuera una hija o una hermana de esta suerte de Elena Ceaucesu en versión Torrente, otro gallo cantaría.

Pues ya ves, montón de estiércol, eres la última responsable mientras tú y tus acólitos promovéis una pertinaz destrucción de España a través de las herramientas globalistas que manejáis como feladoras del mundialismo (ideología de género y multiculturalismo).

No se llega a comprender cómo tú y tus colaboradoras no os encerráis en el palacio de Galapagar (que perderás porque la vida da muchas vueltas) con una legión de MENAS para reeducarles en la perturbadora ideología de género (subproducto mental de tarados) y en el devastador multiculturalismo.

La escoria foránea que habéis traido y  que no venía a trabajar (en su mayoría), ni a pagar las pensiones (en su mayoría), si no a depredar (en su mayoría) y a cazar al acecho (en su minoría) arroja resultados desolares: la delincuencia y la población reclusa es mayoritariamente inmigrante, jodeos.

Es lo queriáis, ahí lo tenéis.

Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible.

Pero la vida tiene su ciclo y tu lugar y los de tu calaña tienen un ciclo corto y un futuro negro hormiga porque sin depredar del presupuesto no sóis nada, en tanto que no valéis para absolutamente nada aprovechable.

Y tiempo al tiempo, que acabaréis  pidiendo asilo político a los talibanes (más dignos y con más cojones que toda esta patulea del Ministerio de Igual-dá).

Y hala, iros agenciado un burka y a catequizar talibanes con vuestra puta neoreligión globalista, integrada por sectarios y perturbados como todos vosotros.

Y mientras, a curaros de vuestra adroginia si podéis, porque en el fondo es una cuestión muy propia de la izquierda freudiana, y es que vuestra frustración es propia, no por ser hembras de nuestra especie. En vuestro caso, si en vez de hembras, hubieséis nacido machos, otro gallo os hubiera cantado.

Buena suerte y hasta nunca.