Un programa político para la Resistencia soberanista

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:España / Soberanismo

En una entrada anterior titulada << Sánchez combate el sobrepeso de los españoles trayendo el hambre a España >> concretábamos en el apartado 2 del mismo, unas pacíficas tácticas que podría acometer la RESISTENCIA SOBERANISTA frente al SICARIATO GLOBALISTA personificado en este régimen sustentado en este sistema producto de la Constitución del 78 y donde Pedro Mochales y Pablo Moñales (junto con el resto de actores político) son agentes del globalismo en pos de la Agenda 2030 promovida por la genocida ONU.

Todos sabemos que España se dirije de la tiranía cerdocrática oclocrática a otra tiranía comunista al servicio del globalismo, o bien hacia una guerra civil entre las dos Españas. Corresponde al Rey, y en su defecto, al líder providencial con ascenciente nacional (que surgirá más pronto que tarde), evitar todo ello.

Nos remitimos a las mismas, siendo sumamente creativas y prácticas, para evitar reiteraciones innecesarias.

Pablo Moñales, hidalgo de Vallecas antes, ahora marqués de Galapagar y nepótico comisario político, es el agente de la Agenda 2030 en España (y de él depende el resto). Un día todos estos colaboracionistas serán juzgados por alta traición.

Y ahora concretamos un PROGRAMA POLITICO como punto de partida, de la RESISTENCIA SOBERANISTA, que no vamos a desgranar por implicar complejidades técnicas que no van a ser objeto de análisis aquí, pues la pretensión es la claridad y la brevedad.

El paso previo ha de estar presidido por un proceso constituyente que alumbre una nueva constitución (salvo caso de emergencia nacional, que bien puede posponerse) para salvar a España como nación y comunidad histórica y a partir de estos principios (o similares, pero que han de ser igualmente eficaces):

1º.- Forma de estado unitaria: centralización y delegación en la división administrativa territorial tradicional, esto es, provincias y municipios, con expresa supresión de las comunidades autónomas.

2º.- Forma de gobierno de monarquía orgánica (si nuestro actual Rey no se entrega a la salvación de España) o de presidencialismo orgánico, sostenido por una estructura orgánica meritocrática: líder con ascendiente asistido de una estructura orgánica, sin la concurrencia de organizaciones políticas de ningún tipo por ser agentes responsables del colapso del actual sistema alumbrado por la C-78.

3º.- Economía real de libre mercado (sin incurrir en los defectos de la economía liberal) con estatismo mínimo (pero necesario, decisivo, firme y eficaz), sustraída los tentáculos de las multinacionales y de la economía financiera, con expreso repudio e impago de la deuda pública y corporativa, retornando nuestra anterior moneda, vinculando la masa monetaria al patrón trabajo y potenciando nuestros tres sectores económicos, con especial hincapié en la industria de la defensa.

4º.- Abandono de todas las organizaciones internacionales, por obedecer a las genocidas élites oligárquicas globalistas.

5º.- Promoción de la unión económica (previos referenda) con Portugal, Hispanoamérica, Filipinas y Guinea Ecuatorial que dé lugar a una auténtica reunificación de las antiguas provincias de ultramar en igualdad de condiciones para conformar la Unión de la Hispanidad;  inicio de  reintegración territorial de Gibraltar (bien por la negociación o bien por poíticas internas que erradiquen atractivo en la colonia) y reincorporación de la antigua provincia del Sáhara español España tras la supresión de la usurpación marroquí.

6º.- Principio de nacionalidad exclusiva por derecho sangre de doble vínculo: sin la sangre patria de nuestros padres, no se puede sentir España.

7º.- Política de inmigración soberana, realista y adaptada a nuestra coyuntura e idiosincrasia: los que lleguen deben hacerlo para trabajar, cotizar, contribuir e irse tras finalizar su comentido, preservando sus derechos relativos a prestaciones económicas.

8º.- Solución demográfica práctica y efectiva con los españoles de doble vínculo,  para que en dos generaciones (36 años), nuestra supervivencia como nación y comunidad histórica quede saneada.

9º.- Reubicación poblacional para la prosperidad: incentivación del equilibrio entre la España llena y la España vaciada.

10º.- Igualdad de oportunidades real  para todos los españoles, en derechos y obligaciones, y cultivo de la excelencia.

El inicio, desarrollo y culminación de la ejecución principal del programa tiene un plazo de cinco años y se inicia con la desintoxicación de la droga globalista que consume España, para situarnos al final de ese tramo entre las diez primeras naciones del mundo con mayor peso político y económico.

La ecuación riesgo-beneficio, merece la pena.