¿ Genocidio «sanitario» ?

La pregunta del título de la entrada no es gratuita. Anticipamos que, salvo que la información que en primicia les mostramos no sea correcta, la respuesta a la pregunta del título es afirmativa.

Hace unas fechas, ha llegado a nuestro conocimiento un protocolo «sanitario» del servicio de salud de una comunidad autónoma. Son cinco infames folios de esta castuza médica paniagüada al servicio del régimen, donde si bien falta firma (por algo será), es sumamente elocuente el protocolo en pos del exterminio planificado en residencias y domicilios de abuelos y discapacitados.

Descárguenlo y leánlo detenidadmente para que comprendan bien lo que apostillamos a continuación.

Podríamos acudir al aparato policial o judicial, pero no creemos en el mismo en tanto su fin último es proteger el régimen.

Incluso podríamos hacer caso a los cómplices progres «bien intencionados» pero totalmente desinformados, y poner una denuncia, pero no creemos sus cómplices consejos.

Si ésa información no es cierta, desmiéntanlo con datos enviánonos un mensaje a través de nuestro formulario de contacto.

Como apreciarán, el documento  bien podría llamarse «Protocolo para reunir a abuelos y discapacitados que piden tierra, y nos alivian de cargas sociales, con el Creador» o cualquier otra surrealista denominación y aunque está  tintado de un asqueroso, nauseabundo y aparente buenismo, oculta realidades innegables: sistema de salud pública colapsado (porque en España todo es pura apariencia y nada más y no hace falta mucho para que colapse nada, ni tan siquiera este oprobioso régimen) y necesidad de «aligeramiento» de cargas sociales «insoportables» y que además están pensionadas.

En definitiva, con la excusa del Coronatimo, se pretende un exterminio calculado y disimulado bajo el buenismo del derecho de una muerte digna.

Antes podíamos coloquialmente afirmar que con esta Plandemia del Coronatimo Pedro El sepulturero y Pablo El enterrador habían actuado como auténticos criminales genocidas (aunque fuera por omisión). Ahora, si tal documento que les exponemos es cierto, podremos afirmar rigurosamente que son auténticos criminales genocidas, sin apostillar nada más, al igual que el resto de instituciones, autoridades y demás sujetos integrantes de esta mafia política, constitutiva de la primera industria de España, a nuestro pesar.

En próximas fechas publicaremos el documento íntegro con sus membretes (una vez verificada la autenticidad)  si no se nos adelanta antes algún medio de gran eco mediático.

Todo sabíamos, aunque sea por los adoctrinadores medios de desinformación, que hay siniestros protocolos de actuación de los llamados «servicios de salud» que ahora, mientras mantienen intactas todas sus infraestructuras y su personal (debiamente pagado y muchos desde su casita y con nuestro dinerito) se han revelado como una herramienta al servicio de la Agenda 2030 aprobada en la ONU (la Cuarta internacional comunista al servicio de la sinarquía), o sea, de la «reducción» (eufemismo de exterminio) de la población mundial. El progrejeterío globalista, como el hispano en casi su 100%, está de enhorabuena. Sin viejos de por medio, los jóvenes desesperados (y engañados) serán su comida electoral.

España, troceada en reinos de taifas no iba a ser menos y cada «Servicio de Salud» de cada ¿comunidad autónoma? (no entendemos el alcance ni utilidad de tales instituciones  salvo por sus efectos, esto es, la destrucción de España y agencia de colocación de la mafia partitocrática cerdocrática) tenía sus siniestros «protocolos» en esa primera ola del Coronatimo.

Es de dominio público los miles de abuelos y discapacitados que han muerto por esta  farsa del Coronatimo en pos de esa dictadura tecnosanitaria al servicio de la antedicha Cuarta internacional comunista, utilizado como herramienta para una Plandemia, con unas cifras de mortandad ridículas para así ser llamada por esa organización terrorista y genocida que es la OMS. No obstante, nos venden el Coronatimo como una falsa pandemia peor que la peste negra.

Matizamos lo de falsa, porque en verdad es éso, partiendo de que en realidad es un virus debidamente «creado» en China y deliberadamente «liberado» con el conocimiento de instituciones, autoridades y demás entramado eugenesista personificados en modo Foro de Davos, Bill Gate, George Soros, etc, etc.

Progres, no neguéis la evidencia, ni ocultéis el amo para el que trabajáis como lacayos de usar y tirar y quien os paga. Hay testimonios estremecedores en España del genocidio practicado en geriátricos.

Sobra bibliografía, estudios, entrevistas, declaraciones que ni los nuevos inquisidores en modo Maldito Bulo ni Newtral, mantenidos con nuestro dinerito (si no fuera así, no aguantarían ni un mes con recursos propios) que prueban que todo es una gran farsa para amedrentar y adoctrinar a la población empobreciéndolos, esclavizándolos y además, por el miedo, haciéndoles «chivatos» en modo Stasi, Securitate o como en España, en formato buenista como «Bastardos aplaudidores»  (que aleccionados por los medios jalean a la indecente ¿sanidad? pública) o en modo matón como «Circulos antifas» (que no tienen arredros para denominarse por lo que son, es decir, comunistas mamporreros parásitos a costa del presupuesto o directamente por George Soros). Basta con leer a la catedrática jubilada Albarracín.

Señoras y señores, en España hay un genocidio (antes pensábamos que por omisión, ahora creemos que con planificación «limpiamente» ejecutada) ya consumado, de abuelos y discapacitados y mucho nos tememos que la continuación con esta «segunda ola» del Coronatimo está asegurada.

En el fondo, lo que subyace tras todo ello es el fin último de los sociópatas de la élite mundial (el Foro de Davos o Bilderberg, por ejemplo, tiene nombres y apellidos) es la reducción de la población y antetodo, la consecución del transhumanismo, al que el globalismo en formato liberal o comunista o libero-comunista, que es lo mismo, se presta, frente a un soberanismo preservador, en el que estamos.