De un árbol podrido, frutos podridos (II)

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 44 segundos

Muestras de esa podredumbre sobran (empezando por Ministerio de Igualdad, Montero y sus inquisidoras femimarxistas colocadas a costa nuestra, para que tengan todo el día para idear ingeniería social, esto es, conflicto y división como auténticas comisarias leninistas).

Obviamente, el fruto podrido viene de un árbol podrido que no es España (al ser una nación damnificada por esta podredumbre). Lo podrido es el sistema constitucional amparado formalmente en La ilegítima (la masona constitución de 1978) y el ominoso régimen emanado del mismo (el régimen del 78).

Por tanto, nada que aprovechar ni reciclar. Más tarde o temprano, habrá que resetear toda esta podredumbre y empezar de cero.

De mayor no quiero ser como mi papa

En esto se va nos va la pasta. Campaña que el Ayto de Córdoba tuvo que retirar, promocionando un delito de odio, el delito de odio contra los hombres. “De mayor quiero no quiero ser como mi papá”. Como si el ser un delincuente, un puto o un drogadicto fuera cuestión de hombres. No, también es cuestión de mujeres y las hay delincuentes, putas y drogadictas. Pero sobretodo abundan más en tal sexo (y por tanto, menos en el otro) las manipuladoras y las cocineras expertas en asar a sus prójimos a fuego lento, hasta que la olla acaba explotando. Que les pregunten a psicólogos y psiquiatras no emponzoñados por la ideología de género. Y éso no es una opinión, es un hecho.

A toda esta gentuza tarada por su propia perversión intrínseca a su condición de escombro humano e idólatra del mal, se le tiene que grabar en su puñetera cabeza que el mal nunca triunfa y que uno recibe, en virtud de la justicia distributiva, aquéllo que siembra y no otra cosa.  Si siembras putadas recogerás putadas, pero sin olvidar dos hechos reiteradamente tozudos: que nada es para siempre y que lo que hoy es arriba, mañana es abajo.

Mientras, disfruten la masacre fiscal que Pedro El sepulturero y Pablo El enterrador les ha preparado en este 2021, que será peor que el 2020, por supuesto.

Eso sí, afortunadamente nos hemos quitado un enorme peso de encima, en tanto que como es público y notorio, la decadente Cristina Almeida no está dispuesta ha aparearse con “fachas” (quiere decir con todo lo que no es masónicamente correcto y por tanto está fuera del establisment).

Prolongación de esta chusma patria globalista y antiespañola, es la reciente toma temporal del Capitolio en EEUU por los “presuntos” partidarios de Trump (digo presuntos por ser un montaje organizado por los “demócratas” valiéndose de los “antifas”, a los que se unieron trumpistas de buena fe y trufado de frikis, en el contexto de la burda “representación” globalista de falsa bandera) que no dejan de ser chusma, en este caso, norteamericana. El episodio del Capitolio entre otras cosas es puro surrealismo. Si Trump tuviera arredros, decretaría la ley marcial, a los genocidas globalistas Biden y sus uries Harris y Cortés, entre otras, y tan confiados en sus pruestos porque siempre pueden echar mano de los sicarios de Black Lives Matter.

Lo que sí sorprende es que esta chusma progre, como hipócritas de tomo y lomo que son, se rasguen las vestiduras con todos sus precedentes: y así durante el llamado “procés”, en una manifestación más del golpismo separata asistimos a la tentativa para “tomar” el ilegítimo parlamento catalán (en tanto se funda en La ilegítima o sea, la masona Constitución del 78); igualmente, hay que recordar cómo el Quasimodo de Galapagar promocionaba “rodear” el Congreso e intentaba (sin éxito) remover este ilegítimo sistema, para transformarlo en algo todavía más repudiable como es una república plurinacional roja y separata al servicio del Nuevo Orden Mundial. Y ahora se lamenta de la toma temporal del Capitolio. ¡Hay que ser ser jeta!

Seamos claros, en EEUU, al igual que en España y en el resto de occidente lo que se echa de menos son regímenes soberanistas que operen los cambios necesarios para suprimir instituciones y organizaciones globalistas al servicio del Nuevo Orden Mundial al frente de los cual se encuentran élites como conglomerados financieros, industriales y mediáticos (mandadas por la sinarquía que tan bien retrató Perón) con presupuestos anuales superiores a la mayoría de las naciones, que utilizan tentáculos de organizaciones multinacionaes como las genocidas ONU y OMS, con másteres en corrupción, eugenesia, eutanasia y pedofilia. Y algún día el viento soplará a nuestro favor.

Mientras, chusma progre, hágannos un inmenso favor a los soberanistas: vacúnense con todo el arsenal de matarratas que la farmafia pone a su disposición y si sobreviven, nos lo cuenten.

Escuchen lo que no quieren oir. Escuchen ALVDE (Aquí la voz de Europa) programa estrella de una organización verdaderamente soberanista, Democracia Nacional. Sin lugar a dudas, España ha escogido suicidarse y para revertirlo, la solución sólo puede ser revertida con un vendaval que lleve toda esta escoria y podredumbre.